El caso Gowex: qué aprender de su mala comunicación

Colgar un comunicado en una situación de crisis grave no la frena cuando la credibilidad y confianza se esfuman al mismo ritmo que el valor de la acción.

El fraude de Gowex y cómo ha respondido la empresa desde la comunicación a la situación de crisis.

Desde Gotham Batman ha vencido al héroe de Gowex, WifiMan. A la dcha., Jenaro García.

Te acusan de fraude masivo a inversores. De que tu empresa vale 0€. Lo hace alguien que se dedica a asesorar en modalidad ‘hedge funds’ y que no oculta su interés en que se desplomen tus acciones para sacar beneficio. Cosa que ocurre en un día gracias a la difusión de su demoledor informe. Y tu respuesta es un breve comunicado colgado en tu web negándolo todo y anunciando acciones legales mientras el valor de tus acciones sigue bajando. Así no sé tranquiliza al inversor, con una nota, y menos en el voraz y vertiginoso ritmo del mercado bursátil. La credibilidad – y por extensión el grado de confianza– es tan volátil como el valor de una acción y la comunicación es un elemento indispensable de estrategia y gestión para controlarlo.

Esto no es ciencia-ficción o un expediente X (aunque bien lo parece por cómo ha terminado), es lo que le acaba de pasar a la empresa española Gowex (@gowex), dedicada a servicios de wifi libre, con el informe emitido por Gotham City Research (@GothamResearch). El resultado: en dos días cae un 60,22% el valor de sus acciones, cerrando su última sesión a 7,92 euros, perdiendo 867 millones de euros, y la suspensión de su cotización por parte de la CNMV hasta aclararse el tema.

El domingo se terminó de aclarar cuando el presidente y consejero delegado de Gowex, Jenaro García (@jero_net), después de 7 días reconoció falsear, al menos desde hace 4 años, las cuentas y declaró la empresa en concurso de acreedores. Por el camino cerca de 5.000 inversores, cada uno con una media de 15.000€, han perdido su dinero, sus ahorros; así como los más de 30 millones de euros públicos invertidos, y 171 trabajadores no saben qué será de su situación. Crisis en estado puro cuyo caso sirve para recordar e insistir en aspectos clave de la comunicación corporativa en los que se ha fallado.

Situaciones extremas requieren también acciones extremas para atajar y controlar las circunstancias que lo producen. En este caso concreto, la actuación de Gowex desde la comunicación adolece de fallos previsibles ante situaciones de crisis: Factor sorpresa (el informe de Gotham) y tardar en reaccionar (más de 7 horas) y hacerlo tibiamente (nota breve en web). Pasa demasiado tiempo hasta que la compañía saca su escueta nota cuando las acciones ya se han desplomado.

La nota es colgada en la web y difundida en el twitter de la empresa cuando en todos los medios ya había saltado la noticia y circulaba no sólo el informe y abundante información, sino que su efecto era aplastante en su valor en bolsa. Había necesidad de saber y aclarar qué pasa y no se dan respuestas. Los primeros en demandarlo son quienes invierten, pero la actuación de Gowex durante toda esa semana no ha ido en esta línea, sino en la de generar más confusión, aumentando la desconfianza y el rumor sobre toda su actividad al negar los hechos y mentir reiteradamente.

En este caso hay dos temas importantes:

1/ Por un lado, el primero y más importante, todo lo concerniente a cómo se ha podido llegar a esta situación de pufo en donde se ha engañado a miles de inversores, al sistema bursátil, y a las instituciones que han apoyado a la empresa. Son muchos fallos concadenados bien por omisión, por negligencia, por incumplimiento de funciones, etc. que salpican en serias responsabilidades que ahora hay que aclarar: desde al auditor interno y director financiero de Gowex, al equipo directivo al completo, al auditor externo (M&A Auditores), a su asesor Ernest & Young, a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), el sector de los analistas de riesgos, bancos, medios de comunicación, etc. Han fallado todos los controles, que en ningún momento detectaron la manipulación continuada de las cuentas.

2/ El aspecto de la gestión de su comunicación: cómo se actuó tras el inicio de la crisis con el informe a la hora de informar desde a los trabajadores, a los inversores, a los clientes, a los proveedores, etc. hasta el momento de la confesión de fraude por parte de Jenaro García.

Me voy a ceñir meramente al plano comunicativo, para el primer punto hay análisis muy buenos en medios como el blog de S. McCoy en El Confidencial (aquí y aquí) o en el blog de Miguel Ángel Uriondo (aquí). Es cierto que los toros se ven mejor de la barrera y es fácil decir qué hacer/cómo torear cuando no se está delante del astado, pero hay aspectos básicos que deben aplicarse en comunicación de gestión de crisis y de nuevo la realidad del Caso Gowex, el ‘Gowexcándalo’, nos sirve para recalcar su importancia. ¿Había pensado previamente Gowex (y por lo tanto planificado qué hacer) ante el hipotético caso de que surgiera un informe contrario? Evidentemente no.

No ha existido una reacción rápida, contundente, efectiva y se echan en falta informaciones convincentes y bien argumentadas en el fondo y en la forma de transmitirlas”.

 ERRORES COMETIDOS DESDE LA COMUNICACIÓN:

 1. TIEMPO / El manejo del tiempo: Siempre han ido tarde y mal.

Desde el minuto uno que empezó su crisis con la publicación del informe Gowex ha ido tarde y mal en sus respuestas. Mal por tardar tanto tiempo en decir algo ante el informe de Gotham y mal por hacerlo con una breve nota de prensa, que lejos de aclarar invita a una mayor rumorología y, con ello, a que al día siguiente el valor de la acción siga bajando ante la desinformación y el asombro de los inversores. Mal con los suscintos hechos relevantes que publican en la web tras suspender la cotización.

2. EFICACIA / La falta de anticipación: Sin visión y sin respuestas.

La respuesta de la compañía siempre se ha caracterizado por negar el contenido del informe y su falta de información y de argumentos. Desde el primer momento no ofrecen ningún dato contable ni prueba consistente que lo rebata. De nada sirve negar algo si no se aporta la argumentación que lo sostenga.

Hay que dar la cara, explicar y actuar a la misma velocidad y si se puede, lo óptimo es anticiparse a los acontecimientos. Ello requiere visión y preparación previa para reaccionar ante situaciones como esta donde cada minuto que pasa a la vez que se pierde dinero (el de los inversores)  el problema se hace más grande.

3. MENTIRAS / La opacidad: Se necesita un gran nivel de transparencia.

Es el resultado de que no existe una política de comunicación corporativa que busque aclarar todo con firmeza y dar la cara frente a todos los públicos afectados por la situación. También es el reflejo de la ausencia total de ética y valores, por mucho que a su CEO, Jenaro García, se le llenara la boca aludiendo a ello siempre que tenía ocasión, pero a la hora de la verdad, cuando hay que demostrar dicha ética y valores no se hace nada más que pura verborrea vacía. Como lo vuelve a demostrar el jueves cuando se dirige a sus trabajadores, y por extensión a sus inversores, en una reunión que difunde vía hangout (ver vídeo).

Al primero que ha tratado mal Gowex en la gestión de esta crisis es al inversor, al pequeño inversor que ha apoyado el proyecto y que en un momento crucial no se le ha aportado la información necesaria para saber a qué atenerse. Al respecto, es la mujer de Jenaro García, Florencia Maté, quien tiene el cargo de directora de relaciones con los inversores, cargo del que presentó su dimisión el mismo día que su marido confesó de manera voluntaria en los juzgados de Plaza Castilla de Madrid el fraude.

4. REDES / Nula respuesta: sin actualización de los canales sociales.

Y la situación tiene mayor ‘delito’ al tratarse de una empresa de las llamadas ‘nuevas tecnologías e internet con una proyección internacional’. Gowex tiene canal de Youtube, Twitter, Facebook e Instagram (@gowex_wifi).

En Facebook no se ha hecho ninguna mención desde que estalló la crisis al gran problema, no realizándose ningún post, hasta el día 7 en el que lo que se hace es colgar en el muro el comunicado de los trabajadores.

En Twitter la empresa durante toda esa semana sólo publicó cuatro tuits para decir que preparaban un informe detallado, la nota colgada en la web y los dos hechos relevantes. En los tuits se hecha en falta, además de información, un tono de contundencia en la respuesta ante la gravedad de lo que estaba ocurriendo. El resultado es que no resulta nada creíble lo que dice en la forma ni en el fondo.

Gowex y su gestión de crisis en comunicación: el uso de Twitter

La web: Es el punto en donde se centraliza la información y al que dirigir: se cuelga en la sala de prensa la breve nota y los hechos relevantes.

5. PORTAVOZ / La actuación de su CEO y máximo directivo: Jenaro García.

Es llamativamente poderosa la ausencia total de un liderazgo comunicativo ético y coherente por parte de Jenaro García. No solo no da la cara desde el principio, su silencio, si no que cuando la da a los cuatro días es para decir incoherencias que reflejan su irresponsabilidad y falta de cordura al abordar el problema, tal y como demuestra desde su actividad de su cuenta de Twitter (diciendo que hace una mañana perfecta para ir a correr cuando tiene la empresa ‘que se le está quemando’) a la reunión mantenida con sus trabajadores y emitida por hangout.

Sinceramente, tras ver su comportamiento durante esta semana, lo que ha dicho en Twitter, lo que no ha hecho, lo que ha mentido (reunión del jueves con los trabajadores – vídeo- y el hecho de bromear diciendo que “Pondremos WiFi en Gotham“), y cómo se está comportando tras reconocer la estafa con lo que escribe a sus trabajadores (despidiéndose por mail de la plantilla de Gowex con un poema de Kipling), este señor vive en un mundo irreal y paralelo, en el que ha ido de ‘listillo’ y ‘vende humo’ hasta el último momento.Tuits de Jenaro García, CEO de Gowex

La nueva modalidad de pedir perdón vía twitter, viene a ser una nueva forma de no dar la cara ni responder a todas las partes ofendidas (inversores, trabajadores, clientes, proveedores, etc.) con un vacío ‘lo siento’ carente de credibilidad. Su comportamiento es incomprensible e inaceptable y refleja su irresponsable gestión y alto grado de insensatez y prepotencia. El perfil social de Jenaro García es un reflejo de su personalidad y un claro ejemplo de cómo no se debe actuar en plena vorágine de situación de crisis.

CRONOLOGÍA con los principales hitos:

Lunes 1 de julio:

  • Gotham City Research emite el informe de 93 páginas titulado “Gowex: La charada Percanova” (aquí), y su CEO Daniel Yu lo difunde desde su cuenta de Twitter a cada uno de sus más de 11.000 seguidores ( @LongShortTrader)
  • Empieza el desplome del valor que pierde un 46%
  • Gowex emite una nota breve que cuelga en su web y que difunde a través de un tuit donde desmiente las acusaciones del informe.

Martes 2 de julio:

  • Desplome total del valor un 26%, acumulando en total una pérdida del 60,22%

Miércoles 3 de julio:

  • La CNMV suspende la cotización del valor a la espera de aclarar el tema e inicia investigación a Gotham por abuso de mercado e información privilegiada.
  • Gowex publica un primer hecho relevante centrado en ventas y facturación donde corrobora todos los datos de 2013.
  • Gowex / Jenaro García dice en las redes que esta trabajando en un informe y que el lunes 7 rebatirán todas las acusaciones en un hecho relevante.

Jueves 4 de julio:

  • La asociación de inversores Asinver denuncia a Gowex, a su presidente Jenaro García, a su auditor y a su asesor ante la fiscalía General del Estado por falseamiento de información ecónomica, de cuentas anuales y uso de información relevante.
  •  Telefónica, Jazztel, Colt y Orange niegan ser clientes de Gowex.
  • Gowex / Jenaro García -que el lunes 7 dice rebatirá todas las acusaciones en un hecho relevante- reúne a toda la plantilla para animarles a seguir trabajando, negando todas las acusaciones. La reunión se retransmite por Google.

Viernes 5 de julio:

  • Gowex anuncia que PwC hará un informe forensic de sus cuentas.

Domingo 6 de julio:

  • Por la noche Jenaro García dimite y reconoce ante el juez que ha falseado las cuentas. Lo hace público en su cuenta de twitter y así es cómo se enteran de la estafa todos: inversores, trabajadores, instituciones, etc.

Lunes 7 de julio:

  • Los trabajadores emiten un comunicado (aquí)
  • El escándalo Gowex hunde el Mercado Alternativo (aquí)
  • La Asociación de Marketing de España retira el Premio Nacional de Marketing a Gowex 

Martes 8 de julio:

  • Jenaro García remite una carta a los trabajadores (aquí)
  • Los trabajadores anuncian medidas legales
  • ICEX revoca el premio concedido en marzo 2014 a Gowex

Miércoles 9 de julio

  • Se descubre que Jenaro García se hace más millonario antes de salir el informe vendiendo un 5% de sus acciones.
La comunicación de Gowex durante el inicio de la crisis por el informe de Gotham City Research. Jenaro García CEO de Gowex con diversos políticos y cargos públicos de España.

Jenaro Gracía, de izda a dcha, con Ana Botella, Alberto Ruiz Gallardón, recogiendo el premio ICEX 2014 de manos de Mariano Rajoy y con el actual Rey de España, Felipe VI.

Esperemos que lo ocurrido marque un antes y un después en el control y forma de auditar la información. Que sirva para mejorar las medidas de control y vigilancia en el funcionamiento del MAB y CNMV, que se han visto salpicados –y mucho en esta crisis- al igual que la imagen de la Marca España para invertir en este país. Gowex ha resultado ser una gran mentira, es un ‘pelotazo fraude’ en versión emprendedor innovador que resulta poco creíble que sea sólo responsabilidad de Jenaro García. Un gran ‘bla-bla-bla’ de avaricia y delirios grandilocuentes que ha afectado la imagen del sector inversor en España y arruinado a pequeños inversores así como hundido de muerte la reputación del negocio Gowex. Siempre cae el mentiroso. Es cuestión de tiempo.

El silencio, mentir y la falta de transparencia tienen un precio muy alto. Y también exige justicia, por ello como ciudadana no entiendo cómo a este señor, que imagino puede estar destruyendo cualquier prueba y el dinero en cualquier paraíso fiscal, todavía no se le ha detenido y siga en libertad con el escándalo que ha generado. Sin duda, España necesita un Batman frente a la corrupción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s