El reto de la comunicación interna con nosotros mismos

Consejos para comunicarte mejor contigo y dejar de ser tu peor enemigo.

Somos nuestro mayor crítico y la mayoría de las ocasiones nuestras conversaciones son para reprocharnos, empequeñecernos, limitarnos, hacernos dudar o sacar nuestras debilidades.

La comunicación interna con nosotros mismos es clave, ya que somos nuestro mayor crítico y la mayoría de las ocasiones nuestras conversaciones son para reprocharnos, empequeñecernos, limitarnos, hacernos dudar o sacar nuestras debilidades.Hoy has tenido al menos 60.000 pensamientos. Yo también. ¡Uf!! Sí, aunque no lo parezca, nuestra mente no descansa ni un segundo y esa cifra, que asusta un poco, es el número de pensamientos que como mínimo tenemos al día. Demasiados ¿verdad? La cifra se me ha quedado rondando en mi cabeza desde que la escuché durante la celebración del Inspiration Day organizado por Womenalia. De todos esos pensamientos la gran mayoría son bloqueantes y negativos, limitantes de nuestras capacidades, de esos que lejos de ayudar nos paralizan y contribuyen a que nos minusvaloremos.

Esos pensamientos los producimos nosotros mismos con nuestras conversaciones interiores, esas que están predominantemente gobernadas por el ‘NO’. Si queremos dar lo mejor de nosotros, desarrollar todo nuestros potencial, impulsar nuestra vida personal y profesional, que van de la mano, tenemos irremediablemente que aprender primero a comunicarnos mejor con uno mismo. ¡Y cuesta! Ya lo creo que cuesta, pero con constancia y nuevos hábitos puedes dar un giro a tus conversaciones contigo y empezar a notar cambios en tu vida. Sigue leyendo

Anuncios

El poder curativo de las palabras

Si quieres empezar a encontrarte mejor, escribe una carta a tu propio cerebro. Elige cuidadosamente tus palabras y el mensaje que vas a transmitirte. No es broma, ni magia. Sencillamente es ciencia, probada en diferentes estudios que confirma el efecto que nuestros pensamientos –pensamos con palabras- tienen en nuestra vida, partiendo de que el cerebro no distingue entre realidad y ficción. Hace muchos años, allá por 1998,  leí una gran entrevista en la sección La Contra del periódico La Vanguardia a Lair Ribeiro (atesoro muchos recortes, mucho papel). Me impresionó y, dedicándome a la comunicación, he podido ir comprobando cuánta razón tiene y que no se trata de charlatanería barata. Guardo ese recorte como si fuera oro, subrayado, y, de vez en cuando, lo releo, e intento llevarlo a la práctica, porque no, no es fácil.

El poder curativo de las palabras. Nuestra realidad se crea primero en el pensamiento y luego en el mundo físico.  En gestión de comunicación de crisis  y en comunicación en general, se aconseja siempre que cuando algo no quieres que se sepa, ¡ni lo pienses!. Sigue leyendo