McLaren choca con el muro del silencio en comunicación

El comportamiento ante el accidente de Fernando Alonso sirve para reflexionar sobre los efectos del silencio y oscurantismo informativo en gestión de crisis

Consejos básicos para manejar la reputación en situaciones críticas

En comunicación de gestión de crisis es clave el manejo informativo desde el primer momento y ser transparentes en los datos y mensajes que se transmiten a los medios de comunicación. El silencio nunca es buen aliado, más vale estar preparado y ser proactivo a la hora de manejar qué es lo que se transmite a los diferentes stakeholders, como se ha puesto de manifiesto en la comunicación tras el accidente del piloto Fernando Alonso y la reacción de McLaren. Las redes sociales no van a callar porque tu no comuniques, hablarán más de lo que quieres evitar si no das tu versión sobre lo ocurrido de una manera rápida en función de los acontecimientos.

Arriba, momento de la rueda de prensa el pasado 26/02/15 de Ron Dennis, presidente de McLaren, para explicar el accidente de Fernando Alonso. Foto de @crosaleny

“Volver a los clásicos” siempre es un buen ejercicio de inspiración. Son unos referentes dignos de imitar, nos encontremos en la fecha en que nos encontremos, de sabiduría en valores de vida por los que no pasa el tiempo y que pueden aplicarse en el manejo de circunstancias personales y profesionales. Lo que acaba de ocurrir en la escudería McLaren me ha recordado la necesidad de “volver a los clásicos de comunicación en situaciones de crisis”. Volver a la esencia, a lo básico, porque ya de por sí la gestión de crisis es muy compleja y llena de matices, de intereses, de guerra de guerrillas que se suelen suceder en la sombra y que condicionan la percepción de los hechos públicos y cómo que se manejan.

Todo ello me hace pensar en la necesidad de insistir siempre en volver, una y otra vez, a lo que nunca debe perderse como faro guía en el manejo de estas circunstancias. Lo he resumido en estas 10 frases básicas ya que la estrategia del silencio o la mentira, como se ha vuelto a ver con el caso McLaren y Fernando Alonso, no es el camino para preservar la reputación. Este es el resumen de lo ocurrido en el caso McLaren:

Sigue leyendo

Anuncios